domingo, 15 de octubre de 2017

10 frases para evitar berriche

https://familias.com/7445/12-frases-totalmente-inusuales-que-calmaran-el-berrinche-de-tus-hijos-en-segundos

poema Hindú

Cuando hables, mide tus palabras;
entonces obtendrás el fruto debido.
Este mundo está lleno de piedras,
y algunas de ellas resplandecen.
Las piedras que ves son comunes,
pero también hay joyas.
Recoge las joyas y suelta las piedras.

jueves, 14 de septiembre de 2017


DISCIPLINA POSITIVA

                                                        Jane Nelsen
Algunas Herramientas básicas.

1. Amabilidad y firmeza juntas evitan el autoritarismo y la permisividad. Cuando no surtan efecto ofrezca opciones. "Sé que quieres jugar a los videojuegos pero tu tiempo terminó. Podemos dejarlo o la tendré que guardar".

2. Conecte emocionalmente antes de corregir al niño. "Te quiero, pero la respuesta es no".

3. Reuniones familiares. Fomentan la cercanía y la cooperación de toda la familia. Se trata de buscar soluciones, compartir sentimientos y debatir, con respeto y sin buscar culpables, los asuntos que han ido surgiendo.

4. Preguntar en lugar de dar órdenes potencia el desarrollo de un pensamiento propio en el niño. "¿Qué tienes que hacer para que no se te piquen los dientes?", frente a "lávate los dientes".

5. Confiar en el niño le ayuda a creer en sí mismo. "Veo que no es fácil, pero creo que si lo intentas otra vez puedes lograrlo".

6. Motivación. Un niño que se porta mal es un niño desmotivado, que no se cree aceptado o valorado.

7. Evite consentir en exceso para que no desarrolle la creencia de que se debe hacer todo por él. Si el niño se identifica con "yo soy capaz", se siente más preparado para afrontar las dificultades.

8. Cálmese antes de tratar de solucionar un conflicto. Es mejor esperar a que el ambiente sea más tranquilo y se haya recuperado la capacidad de razonar.

9. El ejemplo es la mejor enseñanza que recibirá su hijo. ¿Si usted no maneja su conducta, considera que el niño lo hará?

10. Cumpla con lo que dice o de lo contrario el niño aprenderá que no tienen valor sus palabras.

11. Exponga qué hará y no entre en luchas de poder. "Cuando la mesa esté puesta, serviré la cena".

12. Valore las conductas positivas y los logros. "¡Qué bien y qué rápido te has puesto la ropa hoy!".

13. Ante los berrinches trate de pedir un abrazo a su hijo con la excusa de que usted lo necesita. El resultado puede ser sorprendente.

14. Ayudar en casa. El niño se siente integrado, desea contribuir y desarrolla nuevas habilidades y capacidades.


15. Mire a su hijo a los ojos cuando le hable. Sólo en ese momento en el que haya establecido contacto visual comience a conversar. Es más factible que escuchen de este modo que si les lanzamos las órdenes a gritos o desde la otra punta de la habitación.

domingo, 6 de agosto de 2017

DIECISEIS AÑOS

Hoy he vuelto a tener una experiencia de las que dan sentido a la vida, con dureza…, emoción... esperanza…

Un exalumno mío ha tenido un accidente con la bici, y dicen los médicos que no volverá andar (¡ ¡se equivocan!!). Ayer le fui a visitar a la UCI, y aunque no puede mover ni manos ni pies, ni podía hablar, con su movimiento de labios ( algo me ha enseñado el no oír bien), me hizo emocionar, se acordaba de todo lo que le enseñé en mis clases, las lecciones de vida, y me preguntó ¿qué tal mi rodilla? ¿y si podía correr maratones como antes?... Todo bondad, heredada de su padre que ha tenido que sacar adelante a cuatro hijos, pues  no tiene madre.

Ayer me vine, fuerte, pues mi intención era enseñarle algunas técnicas de control mental que le podían ayudar, y enviarle mucha esperanza. Creo que lo conseguí.

Hoy me ha llamado su padre desde la UCI, se lo había pedido insistentemente su hijo toda la tarde. Me lo ha puesto al teléfono y le he hablado, su padre me decía  lo que pasaba, pues el niño no puede hablar. Me decía que su hijo estaba llorando de emoción; después añadió: Voy a colgar, pues nos van a reñir las enfermeras. El único sonido que se oía eran el de tres besos emitidos con sus labios.

Posteriormente, el padre me ha vuelto a llamar para disculparse, y me ha contado que no solo lloraba el niño, de emoción, sino que tanto a él como la enfermera que luego entró,  lloraban a moco tendido... Yo también.

Me cuenta su padre que nunca le había pasado nada igual.
Hoy me siento vivo, hoy me siento útil, hoy me siento humano, y agradecido. Hoy siento que hay conexiones invisibles que existen y nos unen.

Cinco veces he estado en la UCI, las cinco me decían que eran casos imposibles; las cinco personas viven, dos de ellas incluso han sido madres, y otra abuela. En todas las ocasiones salió bien, esta vez también.


La semana que viene se lo llevan a Toledo, pero estoy seguro que andará. Para conseguir ciertas cosas, se necesitan tres ingredientes: NECESIDAD, CREENCIA Y DESEO.  Lo tenemos todo.